Contrato Idóneo para Sustitución en Verano

Divorcio Notarial Express
27 junio, 2016
Calendario del contribuyente para los meses julio, agosto y septiembre
8 julio, 2016

Sobre estas fechas numerosas empresas comienzan a plantearse como dar continuidad a la actividad del negocio durante el periodo vacacional teniendo en cuenta que contarán con menos personal y surgiendo por lo tanto la necesidad de cubrir dicho periodo con personal nuevo.

Son distintas las modalidades que se vienen usando en la práctica para cubrir estas vacaciones como medida para cubrir sus necesidades productivas.

  • Contrato por Obra y Servicio.
  • Eventual por Circunstancias de la Producción.
  • Interinidad.
  • etc.

Hasta hace unos años los tribunales se habían expresado de formas contradictorias respecto al tipo de contrato más apropiado para sustituir a empleados de vacaciones, pero en una sentencia del Tribunal Supremo del doce de junio del 2012 (en unificación de doctrina) se aclara la polémica.

Normalmente las dudas se podían producir entre el Contrato Eventual de Circunstancias de la Producción y el de Interinidad, pero este segundo es a todas luces incorrecto para este fin, puesto que las vacaciones no suponen la suspensión o interrupción de la relación laboral con el empleado a sustituir.

Por suerte, con la última sentencia del Tribunal Supremo (dictada además en unificación de doctrina) se aclara que el contrato eventual es el correcto, debido a que las vacaciones del personal pueden representar una situación en la que la empresa sufra una situación de déficit de personal, en la que el trabajo sobrepasa la capacidad de los empleados disponibles debido a la desproporción existente entre el trabajo que se ha de realizar y el personal que se dispone, y en esta situación aparece el supuesto propio de << acumulación de tareas>>, pudiendo justificar la contratación eventual de un nuevo empleado, que es la finalidad de este contrato.

Ahora bien, no cabe explicitar como causa genérica las vacaciones de parte de la plantilla, sino la acumulación de tareas que en un período de tiempo se produce por esa falta de personal. Y el contrato debe acabar cuando la plantilla vuelve a su dimensión habitual, dentro del período que se establece como máximo para este tipo de contratos.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.