Actualidad, Fiscal

Impuesto sobre Sociedades, novedades en el año 2023

asesoría-fiscal

El Impuesto sobre Sociedades (IS) se define como un tributo personal y directo que grava la obtención de renta por pate de las sociedades y otras entidades jurídicas que residan en territorio español. También se aplica a sociedades civiles con objeto mercantil, asociaciones y fundaciones, dado que grava a las personas jurídicas, como contraposición al IRPF, que grava las rentas obtenidas por personas físicas.

Este tributo tiene una estructura que se asienta sobre la contabilidad y la determinación del resultado contable de una determinada sociedad u organización. Estos determinan la base imponible y así, la cuantía a pagar de forma anual. También cabe reseñar que su tramitación no es nada sencilla, ya que conlleva la obligación de llevar una contabilidad mercantil.

Contribuyentes del IS: Personas jurídicas obligadas y exentas

Por lo explicado hasta ahora, vemos que los contribuyentes del IS son las personas jurídicas, excepto las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil y determinadas entidades, a pesar de que no tengan personalidad jurídica.

Entre las entidades con personalidad jurídica propia, hablamos de sociedades mercantiles, ya sean de responsabilidad limitada, anónimas, colectivas, laborales y otras. Pero además, las sociedades civiles con objeto mercantil, así como las sociedades estatales, autonómicas, provinciales y locales, cooperativas, unipersonales y agrarias de transformación. Aquí también incluiríamos las asociaciones, fundaciones e instituciones, ya sean públicas o privadas y los entes públicos y agrupaciones de interés económico (AIE).

Por otro lado, también están obligadas las entidades sin personalidad jurídica propia. Entre ellas, también están sujetas al IS las uniones temporales de empresas (UTE) y los fondos de pensiones, inversión, capital-riesgo, regulación del mercado hipotecario, titulización, de garantía de inversiones y activos bancarios. De igual manera, también lo están las comunidades de titulares de montes vecinales en mano común.

No obligados a tributar por el Impuesto de Sociedades

Pasamos a ver quiénes no son contribuyentes del IS y que, además, no tributan en el IRPF. Aquí encontramos determinados entes sin personalidad jurídica, como herencias yacentes, comunidades de bienes y otros; y las sociedades civiles sin personalidad jurídica, además de aquellas que la tengan, pero no tengan objeto mercantil.

Para el caso, las rentas obtenidas por las entidades en el régimen de atribución de rentas, se atribuyen a los socios, herederos, comuneros o partícipes, aunque la obtención de rentas la lleve a cabo materialmente la propia entidad, que además, es contribuyente por el IAE y por el IVA.

Excepciones: Los exentos del IS

Ahora que hemos aclarado cuáles son los contribuyentes en el Impuesto de Sociedades, es necesario establecer las excepciones a esta obligación de declarar. Por un lado, gozan de exención total y no tienen obligación de declarar, determinados entes del sector público. El Estado, las Comunidades Autónomas, Entidades Locales y los organismos autónomos correspondientes, entidades gestoras  de la Seguridad Social y el Banco de España, entre otros. Estas entidades, por lo tanto, no deberán presentar las declaraciones de liquidación del impuesto, ni cumplir los requisitos contables y registrales, ni darse de alta en el índice de entidades, entre otras cuestiones.

Por otro lado, también gozan de exención parcial las entidades e instituciones sin ánimo de lucro, benéficas o de utilidad pública, organizaciones no gubernamentales, colegios profesionales, asociaciones empresariales, partidos políticos, sindicados o cámaras oficiales. Al tratarse de una exención parcial, la obligación la tienen a la hora de declarar las rentas que han obtenido.

impuesto sobre sociedades

Novedades en el Impuesto sobre Sociedades en 2023

Para este año, la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2023, ha establecido una serie de novedades, entre las que destaca la rebaja en tipo del IS, del 25% al 23%, para sociedades y entidades que facturen menos de un millón de euros. Desde el 1 de enero de 2023 y, con carácter indefinido, aquellas sociedades que hayan facturado menos de la citada cifra, en el año anterior, tienen un tipo reducido del 23% en lugar del tipo general del 25%.

Por otra parte, las inversiones en vehículos nuevos FCV, FCHV, BEV, REEV o PHEV que estén afectos a la actividad de la empresa y que entren en funcionamiento entre 2023 y 2025, pueden amortizarse el doble de rápido de lo establecido en las tablas oficiales de amortización.

Tributación mínima para grandes empresas

Con el objetivo de evitar la evasión fiscal de las multinacionales y grandes empresas se ha fijado un tipo mínimo de tributación del 15%. Esta medida desarrolla la que entró en vigor en 2022, y que fijaba una tributación mínima del 15% de la base imponible para determinados contribuyentes: Los que tengan un importe neto de su cifra de negocio igual o superior a 20 millones de euros, durante los 12 meses anteriores a la fecha en que se inicie el periodo impositivo. Y los que tributen en el régimen de consolidación fiscal.

En cualquier caso, la cuota líquida del Impuesto sobre Sociedades no puede ser menor al resultado de aplicar el 15% a la base imponible.

Hay una serie de casos que quedan fuera de la tributación mínima en el Impuesto sobre Sociedades:

  • Entidades sin fines lucrativos de la Ley 49/2002.
  • Sociedades de inversión de capital variable.
  • Fondos de inversión de carácter financiero.
  • Sociedades y fondos de inversión inmobiliaria.
  • Fondos de Pensiones
  • Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria.

Además, hay que señalar determinadas excepciones para ciertos contribuyentes:

  • Para entidades de nueva creación se fija un tipo impositivo del 10% en el Impuesto sobre Sociedades.
  • Para entidades de crédito y de exploración, investigación y explotación de yacimientos y almacenamientos subterráneos de hidrocarburos, se fija un tipo impositivo del 18%.
  • Para cooperativas se aplica el 60% de la cuota íntegra calculada conforme a su normativa.
  • Para entidades de la Zona Especial Canaria, el tipo mínimo del 15% se aplica sobre la parte de base imponible que no tributa al tipo previsto para determinadas rentas que obtienen estas entidades (4%).

impuesto sobre sociedades

Cómo calcular la base imponible del IS

La base imponible del Impuesto sobre Sociedades es el importe de la renta neta obtenida durante el periodo impositivo, con la deducción de las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores. La cantidad a pagar se obtiene de calcular la diferencia entre los ingresos obtenidos y los gastos practicados en el ejercicio.

A esto, habrá que aplicar, en caso de ser necesario, correcciones o ajustes extracontables, debido a las diferencias existentes entre los criterios de cálculo del resultado contable y los de cálculo de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades, definidos por Hacienda. De esta forma, se obtiene la renta del ejercicio o base imponible previa, que puede compensarse con las bases imponibles negativas que se tengan pendientes de ejercicios anteriores.

Así, llegamos a obtener la base imponible del ejercicio que, multiplicada por el tipo impositivo o porcentaje del impuesto, nos llevará a obtener la cuota íntegra. A esta cuota íntegra, le deduciremos las bonificaciones y deducciones a las que se puedan optar en el período, y obtendremos la cuota líquida positiva. El último paso será aplicar las retenciones y pagos a cuenta soportados por nuestra sociedad en el período y obtendremos la cuota diferencial, que será el pago del Impuesto sobre Sociedades que haremos a Hacienda.

Periodo impositivo. Definición

En cuanto al período impositivo sobre el que realizar el cálculo, corresponde al ejercicio económico de la sociedad, como hemos citado con anterioridad, y no puede exceder el periodo de 12 meses. La fecha de cierre está determinada en los estatutos de la sociedad, no siempre coincide con el año natural, o en su defecto, se da por hecho que finaliza el día 31 de diciembre de cada año.

Además, se dará por finalizado ese periodo impositivo cuando se extinga la sociedad, si se traslada la residencia de la entidad al extranjero o en caso de transformar  la forma jurídica en la que esté configurada, quedando, a partir de ese momento, exenta del Impuesto sobre Sociedades.

impuesto sobre sociedades

Tipos impositivos en 2023: ¿cuánto pagamos?

Para alcanzar la cuota íntegra, debemos aplicar el tipo de gravamen, o porcentaje, que corresponda en cada caso, según el tipo de entidad, a la Base Imponible. El tipo de gravamen general es el 25%, que se aplica a sociedades anónimas y sociedades limitadas. Pero además, hay tipos de gravamen especiales, entre los que destacamos los siguientes:

  • Pymes, microempresas y entidades de reducida dimensión: Soportan un tipo del 23%, un tipo reducido que se introdujo el 1 de enero de 2023 para sociedades o entidades cuya cifra de negocio, en el año anterior, sea inferior a 1 millón de euros.
  • Sociedades de nueva creación: Será un 15% para las que realicen actividades económicas, en el primer período impositivo en que la base imponible resulte positiva, exceptuando las que deban tributar a un tipo inferior.
  • Cooperativas fiscalmente protegidas, que es de un 20%, teniendo en cuenta que los resultados extra-cooperativos se tributan al tipo general.
  • Entidades sin fines lucrativos, que apliquen el régimen fiscal previsto en la Ley 49/2002, que será de un 10%.
  • Sociedades y Fondos de Inversión, además de Fondos de activos bancarios, que lo hacen al 1%.

El tipo de gravamen general del 25% es aplicable a entidades especiales como cooperativas de crédito, cajas rurales, mutuas de seguros generales, mutualidades de previsión social, sociedades de garantía recíproca, sociedades de reafianzamiento de SGR, partidos políticos, entidades parcialmente exentas, comunidades titulares de montes vecinales en mano común.

Declaraciones a presentar, modelos y libros contables

Si nuestra sociedad está obligada a tributar por el Impuesto sobre Sociedades, estamos obligados, además, a cumplir una serie de formalidades en forma de declaración, entre las que destacamos algunas. El Modelo 202 es el del pago fraccionado del IS. Debemos presentar este modelo si tuvimos un resultado positivo en la última declaración del Modelo 200. Se presenta en los meses de abril, octubre y diciembre.

Mediante el Modelo 200 presentamos la declaración anual del Impuesto sobre Sociedades. Se debe cumplimentar entre los días 1 y 25 de julio de cada año, en el caso de empresas cuyo ejercicio económico coincida con el año natural. Por otro lado, el Modelo 220 es la declaración del IS para grupos de sociedades.

De la misma forma, las sociedades y entidades obligadas al Impuesto sobre Sociedades también lo están en la llevanza de unos libros contables conforme al Código de Comercio. Entre ellos, encontramos los siguientes:

  • Libro diario: En el que se anotan de forma cronológica el importe de todas las operaciones realizadas en el desarrollo de la actividad empresarial.
  • Libro de inventarios y cuentas anuales: Se abre con el balance inicial de la empresa y recoge, de manera periódica, los balances de comprobación posteriores.
  • Libros societarios: Aquí se incluyen los libros de actas, acciones nominativas en las sociedades anónimas y comanditarias por acciones, y el libro de registro de socios en las sociedades de responsabilidad limitada.

En Actium Consulting podemos llevar a cabo todos estos trámites por ti. Ponte en contacto con nosotros en el 91 351 02 01 o en info@actiumconsulting.es y presentaremos el Impuesto sobre Sociedades de tu empresa y llevaremos a termino todos los trámites. ¡Cuenta con nosotros! ¡Estamos aquí para ayudarte!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.