Actualidad, Contabilidad

Pool Bancario en una empresa o cómo controlar tu situación financiera

asesoría-fiscal

El mundo de la banca y las finanzas ha generado a lo largo de los años una serie de mecanismos y estructuras diseñados para optimizar la gestión de riesgos y recursos. Así, facilita la operatividad y la solidez de las entidades y las empresas. Uno de estos mecanismos es el denominado Pool Bancario, un concepto que en principio puede asustar ya que suena demasiado técnico.

Sin embargo, resulta esencial para cualquier autónomo o pyme que quiera tener el control sobre su situación financiera. Se trata de una herramienta centrada en la coordinación y consolidación de las relaciones crediticias de una empresa con las diversas entidades bancarias y, que juega un papel esencial en la gestión financiera y la obtención de crédito. En este artículo vamos a desvelar la esencia, funcionamiento y beneficios del Pool Bancario, para que su comprensión sea más sencilla en un entorno, de por sí complejo, como es el financiero.

Cómo definimos el Pool Bancario

Un pool bancario es un informe detallado que presenta el conjunto de deudas, créditos y otros productos y servicios financieros, que una empresa tiene con diferentes entidades bancarias. En otras palabras, es un resumen muy detallado de todas las obligaciones financieras que una compañía tiene con los bancos.

Este concepto es tan relevante, tanto para entidades bancarias como para las empresas, ya que permite obtener una visión clara de la salud financiera de una compañía en relación con sus deudas. Aparte, también es una herramienta para facilitar la toma de decisiones en empresas y bancos, especialmente cuando hay que conceder financiación nueva.

La utilidad del Pool Bancario

En un pool bancario encontramos una serie de utilidades que hacen de este, un documento muy relevante. En primer lugar, ofrece una visión clara de las deudas y permite a las empresas tener un panorama detallado de sus obligaciones financieras, facilitando la gestión y planificación de pagos. También, favorece la negociación con los bancos, al tener un resumen de todas las deudas, las empresas pueden negociar mejores condiciones con las entidades bancarias, ya sea para refinanciar una deuda o para obtener nuevos créditos.

De la misma forma, es esencial en la toma de decisiones. Para los bancos, conocer el pool bancario de una empresa es imprescindible antes de otorgar un nuevo crédito o refinanciar uno existente. Les permite evaluar el riesgo y determinar si es seguro prestar dinero a una determinada empresa. Por último, favorece la transparencia financiera, ya que tanto la empresa como las entidades financieras disponen de la misma información.

Conceptos que debe incluir un Pool Bancario

Como hemos señalado el pool bancario es un informe detallado, pero vamos a ver qué conceptos debe incluir:

  • Entidades bancarias: listado de todos los bancos con los que la empresa tiene deudas.
  • Tipo de deuda: ya sea a corto o largo plazo, préstamos, líneas de crédito, entre otros.
  • Cantidades adeudadas: cuánto se debe a cada entidad y el total de la deuda.
  • Tipos de interés: es fundamental conocer las tasas aplicadas a cada deuda para calcular los intereses.
  • Fechas de vencimiento de las deudas: saber cuándo vence cada deuda permite planificar los pagos y evitar moras.
  • Garantías y avales: en el caso de que existan garantías asociadas a las deudas, deben ser especificadas.

Las diferencias entre el CIRBE y el Pool Bancario

El CIRBE es el acrónimo de Central de Información de Riesgos del Banco de España. Un servicio gestionado por el Banco de España, que recopila y almacena información sobre los riesgos que tienen las entidades de crédito y otras instituciones financieras con sus clientes.

Se trata de una base de datos pública pero de carácter confidencial en la que se recogen los riesgos que tienen las entidades de crédito con sus clientes, como saldos vivos de los préstamos y créditos, avales, etc.

En general, la CIRBE y el pool bancario son informes complementarios y, en la mayoría de ocasiones, suelen coincidir. Aún así, hay que tener en cuenta que las entidades no están obligadas a declarar los créditos por importe inferior a los 6.000 euros, de manera que puede que no consten los riesgos por debajo de este importe.

Información que suelen pedir las entidades financieras

En principio, las empresas tienen libertad para realizar el pool bancario de acuerdo a sus necesidades e intereses estratégicos, pero aún así, existen una serie de conceptos comunes a la hora de elaborarlo:

  • Información financiera: como balances, cuentas de resultados, flujos de efectivo e historial crediticio. Asimismo, las entidades revisarán el historial de pagos de la empresa, tanto con esa entidad en particular como con otras, para evaluar su comportamiento como pagador.
  • Proyecciones financieras: las entidades pueden solicitar proyecciones o previsiones de ingresos, gastos y flujos de efectivo para los próximos años.
  • Detalles de pool bancario: información sobre otras deudas y compromisos financieros que la empresa tenga con otras entidades.
  • Garantías: detalles sobre las garantías que la empresa puede ofrecer, ya sean activos tangibles, avales, garantías personales, entre otros.
  • Información sobre el sector: un análisis del sector en el que opera la empresa, riesgos asociados, competencia, perspectivas de crecimiento, etc…
  • Estructura corporativa: información sobre la estructura de propiedad de la empresa, participaciones en otras empresas, filiales, etc.
  • Información fiscal: donde conste el último impuesto sobre sociedades o el último IRPF en caso de los autónomos, el Modelo 347 de la declaración de operaciones con terceras personas, las últimas liquidaciones del IVA (modelo 303), el modelo 390, etc.
  • Información operativa: detalles sobre posibles litigios, demandas o contingencias legales que puedan afectar la situación financiera de la empresa.
  • Planes estratégicos: las entidades pueden querer conocer los planes a medio y largo plazo de la empresa, inversiones previstas, expansiones, etc.

Cómo elaborar un Pool Bancario

Desarrollar un pool bancario para nuestra empresa implica consolidar y gestionar de manera eficiente las relaciones crediticias con diversas entidades financieras. El objetivo es optimizar las condiciones de financiamiento, diversificar las fuentes de financiación y mejorar la capacidad de negociación con los bancos. Aquí detallamos los pasos a seguir para establecer y gestionar el pool bancario.

  • Contabilidad actualizada: una contabilidad al día te permite tener una visión clara de los pasivos bancarios, mostrando los compromisos actuales con cada banco. Esto simplificará la tarea de mantener al día tu pool bancario.
  • Usar una hoja de cálculo predefinida: esta hoja debe contener la información inicial de tus deudas financieras, así como las fechas de vencimiento correspondientes. Con esta estructura, solo necesitarás actualizar el saldo actual de tus deudas.
  • Detalla las cuentas de pasivos bancarios: al desglosar estas cuentas, podrás identificar fácilmente cada fuente de financiamiento, lo que agilizará la creación del pool bancario y la contabilización de préstamos y créditos.
  • Resumen de las deudas en Excel: al exportar un balance detallado de tus pasivos bancarios, tanto a corto como a largo plazo, podrás incorporar rápidamente la información al pool bancario, siempre y cuando mantengas una contabilidad actualizada.
  • Verifica la información con la banca electrónica: es recomendable cotejar tus registros contables con la información disponible en las plataformas electrónicas de los bancos con los que operas. Esto ayudará a identificar y corregir posibles discrepancias.
  • Compara tu pool bancario con la CIRBE: es posible que encuentres ligeras diferencias al hacer esta comparación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.